Si te cruzas con algún fantasma aquí adentro, simplemente ignóralo; pero si se pone fastidioso, recítale algún verso en voz alta, que con eso será suficiente... (Si te toman por loco, no es culpa mía.)

viernes, 22 de febrero de 2013

Vacuidad




Un oído que entiende que lo más preciado es el silencio. Un alma que se siente acompañada en la implosión de su mismidad. Una mano que comprende que escribir palabras es un acto del todo fútil, casi miserable: todo acto memorable, ya ha sido escrito. Entonces, estas líneas, necesariamente se esfuman… se disuelven en el olvido…

                                                                                                          Rashek


* Este texto pertenece a una serie de microficciones que he registrado bajo el nombre "De este mundo y de los otros".






5 comentarios:

  1. Me gusta lo que leo aquí,si me lo permites me quedo y te sigo.

    (Gracias por dejar tu huella en mi blog)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Las palabras escritas no se las puede llevar el viento, es lo que tienen, quedan atrapadas en el espacio y el tiempo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Se esfumarán al pretender recordarlas.

    ResponderEliminar

No tengas piedad...