Si te cruzas con algún fantasma aquí adentro, simplemente ignóralo; pero si se pone fastidioso, recítale algún verso en voz alta, que con eso será suficiente... (Si te toman por loco, no es culpa mía.)

martes, 26 de febrero de 2013

Cristales del destino



Al otro lado de un espejo helicoidal que gira velozmente, reflejado en una de sus infinitas hélices, un fantasma herido derrama roja sangre. En otra de las aspas cristalinas, una flecha es lanzada… En otra, un caballero aún monta su corcel; trescientas veintidós millones de aspas hacia la derecha o arriba, ese mismo caballero (otrora fantasma, serpiente, barco…)  ha conquistado el mundo. Sin embargo, en alguna azarosa aspa, la flecha le ha matado.
Si acaso las laboriosas manos de algún demiurgo o dios o demonio dejaran de impulsar la impensable maquinaria, si los imposibles cristales dejasen de girar, el universo entero acabaría… 


                                                                                                                      Rashek


* Este texto pertenece a una serie de microficciones que he registrado bajo el nombre "De este mundo y de los otros".


12 comentarios:

  1. Quizá así sería...
    Pues espero que sigan girando esos cristales ; )
    Me gustó leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá así sea. Mientras tanto sigamos escribiendo... Abrazos van.

      Eliminar
  2. Muchísima creatividad hay en tu texto... solo espero que no fallen las manos que impulsan las hélices.
    Un placer leerte, te dejo un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que si los humanos dejamos algo de nuestro egoísmo y necedad a un lado, ese magnífico Ser, no detendrá sus laboriosas manos. Cristina, gracias enormes por tu visita.

      Eliminar
  3. Hola César, buenas noches,
    una entrada mas que entretenida, atrapa saber su desenlace,
    manos laboriosas saturadas de trabajo que hacen la vista gorda a mucho de lo que ven para evitar caer en tentación y dejar de generar.
    (perdón, pero yo me meto en la historia)

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  4. En ese girar perpetuo es dónde se asienta el todo.

    Gran texto.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, encantado de ver tus comentarios por aquí Pedro. Abrazo enorme.

      Eliminar
  5. Relato reflexivo del molino de la vida. Hace pensar, y eso es bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ximens, un placer el tenerte por estos lares. Gracias por acompañarme con tu reflexión. Abrazo.

      Eliminar
  6. Que no deje de girar entonces, si no, estamos perdidos.
    Me ha gustado mucho, saludos

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado que te guste. Gracias Beatriz por estar. Abrazos.

    ResponderEliminar

No tengas piedad...