Si te cruzas con algún fantasma aquí adentro, simplemente ignóralo; pero si se pone fastidioso, recítale algún verso en voz alta, que con eso será suficiente... (Si te toman por loco, no es culpa mía.)

viernes, 26 de julio de 2013

Horas impunes



Hay veces que me canso de imaginarte,
son horas impunes que estallan
sin el calor de tu sombra,
sin el abrazo de tu mirada
 —ígnea ceniza de mi futura mansión celestial.

Voy a trompicones,
rodeado de una soledad que va matándome de a poco.
Y hay pájaros sublimes inmolándose tristemente,
 aterrizando en el ardor de mis córneas,
 y atragantándose en el vacio sofocante de una noche gélida;
caballos azulados recorren una llanura de rabias y silencio.

Un brillo vacuo e inmisericorde se soslaya y me nombra;
 manifiesta su sagrado horror miserable —espanto de relojes con agujas sanguinolentas.

Traspasando el horizonte de mi carne —de mis músculos—,
mis pensamientos me golpean y sonríen, famélicos: —estúpida estatua, tonta fotografía de lo que pudiste ser… —me dicen.
 ¿Es que no queda orgullo en tus venas?

—No hay ninguna alforja con diamantes al otro lado —les respondo.

Son horas impunes donde mi silencio te nombra,
 y sin duda, a veces me canso de no tenerte.
¿Así va uno muriéndose  de amor?

Cuando mis huesos hayan sido derrumbados por el tiempo ¿habrá algún viento —misericordia de dioses olvidadizos— que me lleve hasta ti?

 Mi sangre y mis letras,
 aún replican sus tristes esperanzas.
 No han muerto todas las campanas;
 no han acaecido todos sus tañidos…


                               Desde las catacumbas  de mi alma, Rashek.




9 comentarios:

  1. Justamente hoy llevo un vestido de silencio azul oscuro y mis oídos sordos ya no escuchan las campanas...
    Me contagiaron tus letras César, a eso se le llama trasmitir, dice un dicho que el buen escritor debe ser capaz de activar ciertos resortes y poner la mente a trabajar... excelente como siempre.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    (¸¸.♥➷♥•*¨)¸.•´¸.•*¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´(¸. ¸.•´¸.•*¨) ¸.♥➷•*¨)TE DESEO UN HERMOSO FIN DE SEMANA!!!!

    ResponderEliminar
  2. Tus letras muchcho son las del poeta que viene a llevarnos a sueños dorados
    mil besos alados

    ResponderEliminar
  3. y será que así va muriéndose uno de amor???
    HERMOSO TEXTO MI QUERIDO CÉSAR!!!!

    abrazos

    ResponderEliminar
  4. Imaginar desde unas letras para encontrarla entre los versos, precioso poema, te felicito por tu manera de transmitir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola César, buenas tardes,
    un poema contundente,
    no hay tristeza, no hay dolor, solo una esperanza que aún empolvada quiere mantenerese vigente.
    la sangre del poeta esta intacta, sin adulterar...
    Una nueva e impecable entrega, no tienes límite,
    (mejor para nosotros)

    Excelente fin de semana
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Sin duda, así va uno muriéndose de amor, llenando de silencio su nombre, cansándose de no tener, de imaginar, haciendo de la duda una pregunta retórica y cínica, y de la esperanza bruma de vacío y soledad. Asi va uno muriéndose de amor a cada poco, sin duda.

    Encuentro un tono de derrota impregnado en todos los versos, que me transporta al campanario, dónde se escuchan los tañidos como se oye llover.
    Encuentro a un poeta embargado de su propia voz, de su intimidad y de la peligrosa mezcla de rabia y silencio. Y me llevo el alma impregnada de mañanas y tristes esperanzas.
    Un fuerte abrazo.


    ResponderEliminar
  7. Ahora entiendo el título de tu blog porque me he dado cuenta de que profundizas hasta hayar la sangre. Porque tu creas poesía intensa, pasional, tremenda y bella.
    Me gustó mucho.
    Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  8. La muerte, como será la muerte, ella tan silenciosa y ocurrente, capaz de avisar o de llegar de sorpresa. ¿Adónde nos llevará la muerte? Esa luz que desprende para indicar el camino hacia lo desconocido. Horas que atraviesan inmunes nuestro pensamiento cuando nos imaginamos solos cruzando otra dimensión. Cuando la conciencia hace repaso de lo que fuimos y de lo que pudimos ser. Aún así queda mucho por hacer, no hay nada que motive nuestra partida, todavía no es hora del repique de campanas. Así interpreto tu poema (opinión muy personal que seguramente nada tenga que ver con la realidad de los versos), un poema profundo, intenso; con un sentimiento de espera hacia el más allá reposado, el espíritu se transporte y viaja a lo que parece un sueño sobre la eternidad. Un abrazo Cesar.

    ResponderEliminar
  9. No creas que no advertí tus venas en tus letras. Las siento cada vez y me quedo con tus letras.
    Me entiendes ¿verdad? ;-)

    ResponderEliminar

No tengas piedad...