Si te cruzas con algún fantasma aquí adentro, simplemente ignóralo; pero si se pone fastidioso, recítale algún verso en voz alta, que con eso será suficiente... (Si te toman por loco, no es culpa mía.)

jueves, 5 de mayo de 2011

El demonio en la pintura - fragmento de mi cuento "Herum Aufpassen"

A través de la contemplación  de los colores vivos de una naturaleza primigenia el hombre sospechó por vez primera  el espíritu de la divinidad. ¿No es nuestro mundo acaso una obra de arte que contiene al espíritu de Dios?¿No son nuestras almas parte del poder de ese espíritu artístico sublime, infinito?¿Y qué decir del espíritu del mal?¿No es el hombre un ser dual y un artista?¿Y no puede el arte, como expresión de ese mismo espíritu  entonces, capturar al demonio?


 "El vértigo de observar los cuerpos en movimiento continuo me atormenta. Día tras día los bosquejo a través de mi ventana. Tanto he mirado sus sonrisas irrisorias o estúpidas (que tienen la gracia de formas concebidas por un orfebre mutilado) circundando los alrededores, que a veces tengo la terrible sensación de no recordar cuando comenzó esta pesadilla.
Dirán que soy extraño; un maldito ermitaño petulante preso en la oscuridad. Que piensen lo que quieran. Debería estar acostumbrado ya a ese cuchicheo constante, casi enfermizo, de esas pálidas señoras acartonadas que con sus bríos de fabricada intelectualidad fijan la vista en los faroles del final del callejón, o en la silueta de una amarillenta luna nocturna, que pende de un cielo cobrizo y enfermo tratando de descubrir no sé qué clase de cosa, que yo no haya descubierto ya durante una y mil noches insomnes.
Pues sabrán que tengo la capacidad innata (característica particular que llevo con orgullo) de desnudar el alma de una persona ni bien fijo la mirada en ella. Qué piensa. Qué siente. Cuáles son sus miedos o sus obsesiones (según creo, es la obsesión la sustancia de la cual estoy hecho) es algo que no está vedado a mis ojos.
El movimiento deshilvana el tiempo de los hombres; y éste, como vil artesano, dibuja en sus rostros, con herrumbre y con sangre, arrugas deformes que se repliegan ante la carcoma de agujas que giran imparables. En cambio yo, en mi inmovilidad, soy siempre el mismo. Pues la eternidad es otra de las sustancias que me componen. ¿Que soy un loco? ¡Qué me importa lo que piensen! Yo “poseo” la eternidad y la perfección a partir de mi postura extática.
¡Sus días se extinguirán y entonces veré pasar a otros a través de mi ventana, que me guarda de los fracasos, la pestilencia y el dolor que habita allí afuera!”   


Desde las catacumbas de mi alma, con amor.... Rashek.



1 comentario:

  1. No se lleva con orgullo la capacidad de desnudar el alma humana, se lleva con responsabilidad, con respeto y en silencio. Y en soledad.
    Me intriga el resto de la historia. Y que hace tras la ventana de la realidad ¿ el infierno? un ser inmortal. ¿Cómo se mantiene la fe en uno mismo mientas se vive una pesadilla?...Quiero saber.
    Me ha generado interés tu relato.

    Y no te preocupes por la falta de tiempo, yo estaré por aquí leyendo. Eterna. Jeje
    Un fuerte abrazo para ti

    ResponderEliminar

No tengas piedad...